Ecoclimasol y NCGroup

La Alianza de dos Expertos para Mejorar el Retorno de sus Inversiones Agropecuarias

Pablo Baron Director General de NCGROUP y Jean-Philippe Boulanger Director General de ECOCLIMASOL sellaron este mes una alianza con el fin de implementar una nueva modalidad de servicio destinado a pools e inversionistas del sector agropecuario. Cada uno en su dominio específico tiene una visión clara de hacia dónde va el negocio agropecuario y cuán importante es la implicancia del cambio climático en la rentabilidad del mismo. Desarrollaron un servicio en el cual la ciencia, la tecnología y el análisis del negocio convergen para incrementar el ROI de las inversiones agropecuarias. 

Especializada en la inversión, el desarrollo y la transformación de tierras improductivas en tierras productivas, NCGROUP firmó este mes una alianza con ECOCLIMASOL, experta en el diseño de soluciones tecnológicas para la gestión de los riesgos climáticos. Busca con esta alianza brindar más valor agregado a sus análisis de factibilidad de inversiones y mejorar la rentabilidad.

El expertise de Ecoclimasol en tecnología tridimensional, satelital, mapas de riesgos y su conocimiento profundo del impacto del cambio climático en el negocio son ampliamente conocidos por las aseguradoras y reaseguradoras locales e internacionales.  La empresa, premiada como “Mejor Emprendimiento Innovador en Marcha” por la Fundación Emprentec 2012 y ganadora del “Premio General Kickstart Innovation Latin America 2011″, es líder en Argentina en el sector agro seguros gracias a ClimaVista Seguros,  su solución en Climate Business Intelligence.

Nueva oficina en Palermo

Estamos ubicados en Godoy Cruz 2351 8ºB – 1425, C.A.B.A. para brindarle una mejor atención.

Los secretos del real estate agrario

Con una política intervencionista, la producción agrícola está atada al clima y a la suerte de las cotizaciones en Chicago. El cálculo es que, con la actual campaña, el fisco embolsará US$ 8000 millones en derechos de exportación (retenciones), el 8 por ciento de la recaudación tributaria general. “Se cree que el productor hace poco y tiene ganancias extraordinarias, por el incremento de los precios internacionales. Por eso, el Gobierno retiene para gastar en subsidios en lugar de dejar que el empresario reinvierta”, analiza el economista Orlando Ferreres. Agrega números: “Desde diciembre de 2002, la tonelada creció 126 por ciento. Pero, si se toma el neto, el incremento fue de 92 por ciento. En cambio, el precio de un futón aumentó 223 por ciento”. El economista da otro dato: “Pasamos de 30 millones de toneladas de producción de soja, en 1990, a 100 millones. Sin trabas, hubieran superado las 150 millones”. Otro efecto de la discrecionalidad es la desinversión, principalmente, en trigo y maíz. “Afecta. Por ejemplo, además del impacto de las retenciones, el productor de trigo cobra hoy US$ 70 menos por tonelada de lo que podría estar recibiendo si el mercado estuviera abierto a la exportación. En el caso del maíz, US$ 50”, comenta Ricardo Negri, a cargo de Investigación y Desarrollo de Aacrea, asociación que nuclea a empresarios rurales para el intercambio de experiencias técnicas. Esto también explica en parte el incremento de soja, el mercado menos intervenido. A eso, se le suma el aumento del precio de los insumos. En un año, los fertilizantes subieron: 19 por ciento la urea y 23, el fósforo. Siempre, en dólares. También son significativas las alzas en pesos de insumos y servicios. “Es importante porque la inversión en tecnología disminuye la variabilidad del rendimiento”, aclara Negri.

Leer más